Make your own free website on Tripod.com

Los Filósofos

Un ensayo ...

LOS FILÓSOFOS
GLOSARIO
Otro ensayo...
Un ensayo ...
ETIENNE BONNOT CONDILLAC
JOHN DEWEY
IMMANUEL KANT
FRANCIS BACON
JOHN LOCKE
GEORGE BERKELEY
CHRISTIAN VON WOLFF
RENÉ DESCARTES
GOTTFRIED WIHELM LEIBNIZ
BARUCH SPINOZA
DAVID HUME

FILOSOFÍA PARA TODOS

 

Por: Tania Montes Juárez

 

 

El primer paso hacia la filosofía es la incredulidad.

DENIS DIDEROT

La filosofía parece para todos ser algo tan lejano, que al simple hecho de oír nombrarla nos sale urticaria… ¡no me dejarán mentir! Es por eso que es tan difícil imaginar que la filosofía esta inmersa en todo lo que vivimos día a día.

¿Quién puede imaginar que en la telenovela que vemos todos los días podamos encontrar filosofía? O encontrarnos con que todas nuestras acciones tienen un origen digámoslo así “filosófico”, nuestro aprendizaje, nuestras respuestas, nuestros impulsos, lo que decimos, lo que callamos… todo eso tiene una respuesta filosófica.

Al mismo tiempo la filosofía tiene una relación de antonomasia  con la aburrición, cosa a la que trataré de oponerme por lo menos en este escrito, por que sepámoslo o no la filosofía es parte del ser humano. A continuación recorreremos a varios autores, quiénes nos plantean que la filosofía no es algo tan ajeno a nosotros como lo pensamos.

Empezaremos con un francés que me trajo loca por un tiempo, René Descartes, de quién recordamos el famoso “pienso luego existo”, pues bien a esto de “pienso luego éxito” se le conoce filosóficamente como racionalismo. El racionalismo prescinde de todo conocimiento empírico, en español, es cuando no se confía en la experiencia, pues la razón (pensamiento) es de dónde se obtiene un conocimiento verdadero. Esto se relaciona con algo que se llama innatismo, el cual plantea que cuando nacemos traemos inherente a nosotros conocimientos previos de la vida, lo que nos permite usar solo nuestra razón para tomar decisiones, acciones o emitir juicios. ¿Esto qué tiene que ver con nuestra cotidianidad? Resulta que cuando estamos a punto de hacer algo o tomar una decisión, regularmente se piensa mucho o racionaliza antes de actuar, ejemplo: cuando ves un alimento que no tiene buena apariencia, piensas que el sabor no será tampoco agradable, y sin probarlo lo rechazas. Suena conocido ¿no? Pues increíblemente es filosofía.

Siguiendo con nuestro recorrido encontramos a un inglés bastante interesante, John Locke. Él estudia las ideas de Descartes y llega a la conclusión de que lo suyo lo suyo no es el racionalismo, sino su contrario, el empirismo. Para él todo el conocimiento proviene de la experiencia sensible, es decir, de la experiencia a través de nuestros sentidos. A propósito de ello clasifica nuestras ideas en simples y compuestas, las simples son sensaciones sin reflexión, aquellas que nos pasan por primera vez, en ellas utilizamos varios de nuestros sentidos; y las ideas compuestas son aquellas en las que tenemos referencia de otras experiencias anteriores para saber como actuar o reaccionar, en ellas interviene uno sólo de nuestros sentidos. ¿Cómo estuvo esto de los sentidos? ¿Qué tienen que ver las ideas? Aquí esta la explicación en un ejemplo: estas cocinando por primera vez un arroz a la mexicana, sigues la receta al pie de la letra, sin embrago, una vez terminado no luce como el del recetario, se ve un poco negrito y huele a quemado, tu te armas de valor y lo pruebas, sabe horrible, lo escupes y tiras el resto. A la siguiente semana lo vuelves a intentar, los resultados no son los que esperabas, pues empiezas a percibir un olor a quemado que indica que algo no esta bien, sin necesidad de volver a probarlo o esperar a que se ponga negro, lo desechas y esperas que salga mejor a la próxima. Suena parecido al ejemplo anterior ¿no? John Locke se opone al innatismo propuesto por Descartes, pues dice que todo es resultado de la experiencia. La diferencia entre los dos ejemplos radica en que en el primero no había un referente previo, y en el segundo si existía una experiencia previa que nos daba la pauta para intuir que algo andaba mal. Y sí también es filosofía.

Hablando de ingleses interesantes, es el turno de Francis Bacon, quien sigue los pasos de Locke siendo empirista, reconoce sólo el conocimiento a través de los sentidos. Él basa el conocimiento en la inducción, la cual es una forma de razonamiento que nos permite pasar de la observación de casos particulares a la enunciación de leyes generales, es decir, para todos aquellos que pensaron que la filosofía no era lo suyo y decidieron buscar una vertiente opuesta como la física, ¿qué creen? También ahí hay filosofía, Bacon nos lo demuestra con el siguiente ejemplo: Newton, los casos particulares son la caída de una manzana, una pera, una hoja, un pan, etcétera a causa de la fuerza de gravedad, paso siguiente la enunciación de leyes: Ley de la Gravedad, “todo lo que sube debe de bajar”. Pues bien esto lo hacemos todos los días y es un método de investigación del cual obtenemos conclusiones basándonos en las experiencias como “todo el arroz quemado sabe mal”, “todos lo hombres son iguales”, entre otros.

Viajamos ahora a Irlanda en donde encontramos a George Berkeley, quien adopta algunos preceptos del empirismo para basar su inmaterialismo después llamado idealismo. El inmaterialismo dice que la materia no existe por sí sola pues para que tenga un valor debe ser percibida por la mente. Así pues el idealismo dice que todo lo que existe es mente o producto de la mente, si tu mente no lo percibe no existe. La forma en la que tu mente perciba algo será la forma en que exista para ti. La realidad es causada por las ideas de la mente humana. No hay realidad independiente a la mente humana. Para clarificar esto aquí viene un ejemplo: tu novio es el Don Juan de la colonia, él para ti es guapo, fiel, leal, cariñoso, respetuoso, etcétera, todas tus vecinas te dicen que es un mujeriego, un patán, es feo y además toda una fichita, sin embargo la realidad que existe en tu mente es otra y no aceptaras otra más que esa, porque estas convencida de que él es tal y como tu piensas que es. Pongo de ejemplo el caso de una chava por que es más común, pero otro ejemplo es la película “Amor Ciego” con Gwyneth Paltrow, en la que el tipo superficial se enamora de la “niña fea” creyendo que es hermosa, porque gracias a un hechizo él sólo ve su belleza interior. También en el cine encontramos filosofía.

Ahora nos ubicaremos en Edimburgo, Escocia, de donde es originario David Hume. También sigue las ideas de Locke aunque un poco más allá. Él reconoce las “ideas” de Locke llamándolas percepciones y las divide en impresiones e ideas, las primeras son los datos inmediatos de a experiencia y aquellas percepciones con fuerza y vivacidad, recuerdan eso de que “la primera impresión es la más importante”, las segundas son copias o imágenes o representaciones mentales de impresiones precedentes, lo que pasa después de “la primera impresión”. Vas caminando por la calle, de repente de una ventana te cae encima una cubeta llena de agua fría, en ese momento tienes una impresión de frío, de humedad, de coraje, de enojo, entre otras, es una sensación con fuerza y vivacidad, a la siguiente semana volverás a pasar por el mismo edificio y recordarás el incidente, pero lo que imagines solo será una idea de lo que te paso anteriormente, y tu reacción es increíblemente filosófica.

Ámsterdam en Holanda es el lugar de donde es originario nuestro siguiente filósofo: Baruch Spinoza, quien cambia un poco la filosofía que habíamos estado observando de divisiones y dualismos etcétera pues plantea que solo existe una sustancia y sólo una, aquello que es en sí y se concibe por sí mismo sin la necesidad del concepto de otra cosa para formarse como tal,  a esto lo llama monismo metafísico. Esto aplicado a los ejemplos que hemos estado exponiendo podemos encontrarlo en la fuerza de gravedad, esta ahí y existe independientemente de todo, es una fuerza que es en sí y se concibe por sí misma. El hombre puede ser considerado también como un monismo que esta compuesto por el cuerpo como extensión del alma o pensamiento, pues para él el pensamiento es de gran importancia. En un principio mencione que la filosofía se encontraba inmersa en todos los aspectos de nuestra vida, la religión o fe es uno de ellos, muchos son los filósofos que han dicho y desdicho acerca de la existencia de un Dios o su concepción, al respecto Spinoza dice que Dios es libre porque es absolutamente determinado y necesario. Una vez más comprobamos la importancia de la filosofía y su trascendencia en nuestra vida. Poco a poco hemos ido identificando distintos términos filosóficos de una forma entendible y más cercana a nosotros.

Gottfried Whilhelm Leibniz, filosofo alemán de pensamiento racionalista quién aporta el concepto de mónada que es un conjunto de energía representante del universo ¿y este de cuál fumó? Para él el universo está formado de innumerables centros de energía representantes de el universo mismo que evolucionan y son independientes entre sí, estas son de naturaleza espiritual por lo que no las encontramos en el mundo material, sólo son esencia o energía. Por otra parte Leibniz acepta que somos empíricos en las tres cuartas partes de nuestras acciones, recibimos la mayor parte de nuestras ideas de la experiencia, afirma también que el entendimiento o razón es innato y distingue al hombre de los animales. Cuantas veces hemos escuchado decir ya como un dicho popular que lo que nos diferencia de los animales es nuestra razón,  quien pensaría que es un precepto filosófico. Para este filosofo no existe cosa alguna sin razón, “nada existe sin razón alguna, y nada deja de existir sin razón alguna”, esto se llama principio de la razón suficiente. Ejemplo: tu telenovela favorita, la protagonista sufre porque su amor es imposible, ella es pobre y él es rico, él se casa con otra y ella queda desconsolada, pero según Leibniz las cosas pasan por algo, cuando ella esta sola y desprotegida de la nada aparece un padre rico que muere y le hereda sus millones, ella se convierte en una dama y vuelve a buscar al amor de su vida quien quedo viudo al poco tiempo de casarse, se reencuentran se casan y son felices para siempre, si ella no se hubiera quedado sola ese día en el aeropuerto cuando fue a despedir a su amor, no hubiera conocido a su padre, ¿suena familiar? Una vez más, filosofía. La filosofía de Leibniz conjunta varios de lo conceptos antes expuestos por otros filósofos y se va acercando a el pensamiento moderno.

En Alemania también y seguidor del racionalismo de Leibniz se forma Christian Wolff, como aportación propia rechaza la mónada leibniziana. Trata de sistematizar la filosofía, es decir, constituir un método racional que diera razón de cada uno de los pasos y razonamientos de la razón misma. Intenta conocer la razón implementando el concepto de lo posible (posibilidad), esto renueva el sentido de la filosofía. Y nos suena como un “mal viaje” dominguero que tenemos entre la hora del almuerzo y la comida cuando pensamos en esto y en la “inmortalidad del cangrejo”, talvez en uno de estos fue que Wolff basó su filosofía.

Alemania es un semillero de filósofos pues es ahí también donde nace la filosofía Kantiana o de Emmanuel Kant, quien en una primera etapa se vio influenciado por Leibniz y Wolff, y después desarrolla un filosofía propia y original. Kant fue fundador del apriorismo, su filosofía media el racionalismo de Leibniz y Wolf y el empirismo de Locke y Hume, declarando que la materia del conocimiento procede de la experiencia y que la forma procede del  pensamiento. Esta filosofía me parece mucho más coherente por que no se casa solo con una idea sino que toma varias para hacer una más sólida. El apriorismo como uno de sus aportes principales, lo observamos día con día en nuestro comportamiento, es una especie de equilibrio ya que por ejemplo cuando vas a realizar una acción o a tomar una decisión tienes un conjunto de ideas “a priori”, es decir, antes de llevar a cabo dicha acción; te encuentras con que el sueño de tu vida es ser escritor, días antes de sacar tu ficha en la universidad comienzas a pensar, ¿qué va a ser de mí?¿me voy a morir de hambre?¿no voy a encontrar trabajo? Etcétera, aún así decides estudiar esa carrera porque es el sueño de tu vida, al paso de los años te vas dando cuenta que no fue tan difícil, que gracias a tus habilidades serás capaz de encontrar un buen trabajo, que te gusta lo que haces y no te arrepientes de la decisión que tomaste, tus ideas “a priori” cambiaron una vez que te enfrentaste a la experiencia o “a posteriori”. Aquí contrastamos el racionalismo con el empirismo y encontramos un balance que puede resultar favorable para nosotros. Ya le vamos encontrando más sentido y más relación a la filosofía dentro de nuestras vidas ¿no es así?

Un poco más cercano tenemos al estadounidense John Dewey quien influencia en gran medida la educación norteamericana, ¡hasta en la educación hay filosofía!  Dewey afirma el principio del practicalismo según el cual una teoría científica o filosófica será verdadera en cuanto sea verificable. Piensa que el progreso se realizará según los principios de la democracia en la cual se ve una defensa necesaria del individualismo, de la libertad y la tolerancia. En resumen Dewey es antinacional por lo tanto es idealista, considera que la razón es algo útil para llegar a la verdad, aplica una filosofía pragmatista basándose en el utilitarismo, todo esto es consecuencia de los aportes de los filósofos anteriores que él ha adoptado y adaptado a nuevos contextos.

Francia es nuestro último destino, aquí encontraremos a Ettiene Bonnot Condillac, quien retoma una filosofía donde todo el conocimiento depende de la sensación, es seguidor de Locke; pronuncia el Tratado de las sensaciones, en el que explica cómo el conocimiento está limitado por los sentidos. Negaba la existencia de la «reflexión». Se contraponía al idealismo de Leibniz, a toda filosofía especulativa. Nuevamente se retoman viejos conceptos para crear nuevas filosofías.

A través de este recorrido hemos ubicado diferentes corrientes filosóficas que seremos capaces de identificar más fácilmente con la serie de ejemplos expuestos, tenemos claro ya que la filosofía esta inmersa en nuestra vida y en la de todos, que podemos tenerla presente  en el cine, en la tele, en la calle y todas partes donde haya un humano y su mente. La filosofía es pues una búsqueda de verdad a través de la mente humana y sus herramientas. Es por eso que no debemos repudiarla cuando oigamos su nombre, tampoco hay que tratar de entenderla tal cual, más bien hay que ser capaces de identificarla y aplicarla para el bien nuestro. Así pues termina este recorrido filosófico que espera ser de ayuda para reconocer la importancia de la filosofía en nuestra vida. La filosofía no es aburrición por antonomasia, es libertad de pensamiento y profesión.